top of page
  • Foto del escritorDe Pura Casta Web

DESTACADA ENTREGA Y BUEN OFICIO DE JUAN DE CASTILLA ANTE UNA DIFÍCIL CORRIDA DE MIURA

Actualizado: 21 may


Foto: Plaza 1


Noveno festejo de la Feria de San Isidro en Madrid, gran ambiente en Las Ventas que lució una importante entrada en una tarde en la que se lidiaron los legendarios toros de Miura. Entrega, disposición y vergüenza torera de parte de la terna conformada por Rafael Rubio “Rafaelillo”, Juan de Castilla y Jesús Enrique Colombo, que han enfrentado un duro y complicado encierro de los de Zahariche que, como es costumbre en esta plaza, hoy lucieron divisa verde y negra.

Inició la corrida Rafaelillo ante un toro imponente, bastante serio, muy propio de la casa. Entra con fuerza en el capote, levantando las manos, con bastante celo, llegando a desarmar al torero. Se le mide el castigo, está justo de fuerza. Complicado el tercio de banderillas. El toro llega descompuesto, se arranca con dificultad, pasando el diestro momentos muy difíciles. Se le exige abreviar. Dificultad para poder entrar a matar, dejando el acero al cuarto viaje.

El cuarto, un toro largo y con bastantes kilos, pero que sale sin empelarse y con tendencia a las tablas. Sosa pelea en el caballo. Juan de Castilla quita por gaoneras, bastante ajustadas, pasándose muy cerca al toro. El animal llega con poca fuerza y perdiendo las manos a la muleta. Le mide Rafaelillo buscando robarle muletazos, pero el bicho empieza a desarrollar sentido y se para. Entregado el torero de Murcia, se pone por encima de su rival, mostrando su oficio que es bien retribuido por el público. Difícil se torna la suerte suprema, entrando con mucha verdad y habilidad dejando una entera desprendida. Gran ovación de Madrid.

Juan de Castilla dejó lo más notable de la tarde. En una jornada maratónica, pues en la mañana toreó en la localidad francesa de Vic-Fezensac en un concurso de ganaderías, teniendo que inmediatamente tomar una avioneta a Madrid para cumplir su compromiso ante los Miuras, lo que fue reconocido por el público madrileño que lo obligó a salir del callejón tras el paseíllo y le rindió una enorme ovación, recordando algunos la similar hazaña de Rafael Guerra “Guerrita” que un día como hoy en 1895 cumplió con tres corridas en tres ciudades diferentes (San Fernando, Jerez de la Frontera y Sevilla). El segundo de la tarde es bien recibido por el colombiano, que se deja ver con algunas verónicas. El toro tiene poca fuerza, doblando las manos, teniendo que ser muy ligero el castigo en varas. Emotivo brindis para sus compatriotas que vienen atravesando momentos difíciles por la corriente abolicionista: “Va por todos mis paisanos que luchan día y noche para que no nos prohíban la libertad en Colombia. Que no nos prohíban la Tauromaquia. Por todas esas personas que se levantan dignificando mi país. Por ellos, como hombre libre, he venido a jugarme la vida hoy”. Con la muleta empieza dándole su distancia, ligando luego algunos derechazos. El toro tiene acometida, pero está justo de facultades. Gran capacidad e inteligencia del diestro para plantear una faena muy meritoria, midiendo la altura del engaño, encontrando mejores cualidades por el pitón izquierdo, por donde lo torea bastante templado. Aplausos del público. Pincha dos veces y deja una estocada baja, llegando a escuchar un aviso.

El quinto de la tarde, “Divorciado”, dejó momentos de pánico en su salida, saltando dos veces al callejón en segundos sumamente angustiantes. Le echa el percal, el animal no se deja, yendo siempre con las manos arriba y saliendo suelto. No da buena pelea en los caballos y en banderillas resulta difícil. En la muleta el diestro le encuentra cualidades, llevándolo en corto, con mucha firmeza y acoplando la embestida. Liga pases importantes por ambos pitones, con los pies clavados a la arena, rematando con pases de pecho que se hacen eternos. Entra con rectitud en la suerte suprema dejando una estocada desprendida. El público reconoce la labor del diestro.

Jesús Enrique Colombo también dejó momentos rescatables. Al tercero de la tarde lo recibió muy bien con verónicas que iban mejor por el pitón izquierdo. Intenta quitar por chicuelinas tras el primer puyazo. Muy expuesto el tercio de banderillas donde mostró sus grandes cualidades y su buen estado físico. Inicia la faena en los medios, dando buenos muletazos por la derecha aprovechando las buenas cualidades del toro que se entrega y es bravo. Lamentablemente dura pocos muletazos y empieza a quedarse, teniendo que bajarle la mano, ahora con mayor dificultad para que el burel se arranque. Deja una estocada baja, escuchando un aviso. Acierta con el de cruceta.

El sexto de la tarde, era un toro de estampa, muy en el tipo antiguo del encaste, con unas hechuras que infundían miedo. Lo busca fijar Colombo, pero el toro protesta y va con las manos por delante. Cumplidor con los varilargueros. Con riesgo el tercio de banderillas, que vuelve a ejecutar el matador. Buenos los dos primeros pares, tiene dificultad con el tercero, dejando solo un palo. Cambia el tercio, pero Colombo pide colocar un par más. Arriesgadísimo resulta este último, con el toro casi atropellándolo y dejándole los pitones cerca a la cabeza, clavando nuevamente solo un rehilete. Protestas injustificadas de un sector del público. Brinda el toro a su padre, el matador en retiro Jesús Colombo y a un amigo:  "Papá, Fernando, quiero brindar este toro a los dos. Gracias a ustedes estoy aquí. Espero honrarlos". Muy poco que rescatar de la embestida del animal, bastante áspero y exigente. El diestro venezolano le da su distancia, lo cita a madia altura y el toro se emplea por momentos, pero sin llegar terminar de completar las series. Se notó la disposición del torero en todo momento. Dificultad en la suerte suprema, dejando una entera al segundo viaje y escuchando un aviso. Se oyen unas muy ligeras palmas.


Ficha del festejo

Monumental Plaza de Toros Las Ventas – Madrid

Domingo 19 de mayo de 2024

Novena de la Feria de San Isidro

Casi lleno en los tendidos

Toros de Miura, bien presentados, imponentes y muy serios. De comportamiento desigual, con falta de fuerza en general; con mejor recorrido el segundo, pero justo de poder.

RAFAEL RUBIO “RAFAELILLO”: silencio y ovación

JUAN DE CASTILLA: ovación y ovación

JESÚS ENRIQUE COLOMBO: silencio y silencio

106 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page