top of page
  • Foto del escritorDe Pura Casta Web

ESAÚ FERNÁNDEZ CORTA LA ÚLTIMA OREJA DE LA FERIA DE ABRIL ANTE UNA EMOCIONANTE CORRIDA DE MIURA


Foto: Maestranza – Pagés


La Feria de Abril llegó a su fin con una tarde llena de emociones en la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Sevilla. El cierre estuvo marcado por una interesante corrida de toros de la legendaria ganadería de Miura, que dejó momentos de gran intensidad y emoción entre los aficionados que abarrotaron los tendidos. El público sevillano se entregó por completo a la fiesta y al jolgorio, reconociendo el esfuerzo y la valentía de los toreros que hicieron el paseíllo en esta última cita. David Fandila "El Fandi", Manuel Escribano y Esaú Fernández fueron los encargados de lidiar los imponentes ejemplares del hierro de Zahariche, una de las ganaderías más emblemáticas de la historia y con toda una leyenda negra en sus espaldas.


Justamente un día como hoy, hace 110 años se lidiaba esta misma ganadería en la Maestranza, tarde en la que actuaron Rodolfo Gaona, “Joselito El Gallo” y Juan Belmonte, festejo en el que “El Pasmo de Triana” consolidaría su carrera ante el toro “Rabicano” al que dominó completamente, y que según cuentan algunos, causó aquella tarde la ira, impotencia y el llanto de don Eduardo Miura cuando se enteró por medio de su mayoral que el diestro le había tomado con la mano el pitón al toro. Cierto o no, una vez ejecutada la suerte suprema, Belmonte sería sacado por sus partidarios por la Puerta de Príncipe y llevado en hombros hasta su casa en Triana. Eran épocas en las que se había dejado en desuso el otorgar orejas como trofeos por las faenas, algo que sería retomado algunos años después y que oportunamente narraremos. Ahora retomemos lo acontecido esta tarde.


Desde el primer momento, la emoción estuvo presente en el ruedo sevillano. “El Fandi”, con su característico estilo valiente y entregado, abrió la tarde yéndose a la puerta de los sustos a esperar al toro a portagayola, recibiendo al Miura muy ajustado y luego toreándolo por verónicas en los terrenos de chiqueros. A lo largo de la lidia. Destacó un momento especialmente en el tercio de banderillas, donde compartió el protagonismo con Manuel Escribano, algo que puso a vibrar la plaza. Brindó el toro a Manuel como un buen gesto de amistad y camaradería. Empezó la faena por series cortas, pero el toro se fue yendo a menos. Ligo algunas series por ambos pitones, pero el bicho no se terminó de prestar a sus intenciones. Dejó media estocada y luego con el verduguillo estuvo acertado.

Volvió a irse a portagayola en el cuarto, pero el animal salió parándose y estuvo a punto de atropellarlo, pero en una rápida reacción, el diestro granadino cambió lo que tenía planeado y empezó a lancear al toro de manera magistral. Volvió a compartir el segundo tercio con Escribano. En la muleta el toro tuvo poco desplazamiento, estando más regular por el pitón derecho donde ligó la mayor parte de su faena. Lo intentó por el otro pitón, pero fue poco lo que rescató. Con la música sonando y el público conectado con la faena, Fandila dejó momentos para el recuerdo en el que fuera su debut ante los legendarios Miuras. Dejó una estocada certera y efectiva que propició una fortísima petición por parte del público que inexplicablemente no fue atendida por la presidencia. Recibió una fuerte ovación del respetable que le obligó a dar una merecida y sentida vuelta al ruedo.


Por su parte, Manuel Escribano, que reaparecía en la Maestranza tras su épica tarde en la corrida de Victorino, volviendo a conquistar al público sevillano con su entrega y desbordante coraje. Mostrándose valiente, sin dejar notar las secuelas del percance, que evidentemente aun cargaba para sí. Recibió a ambos toros a portagayola con bastante dificultad, típico del comportamiento de estos toros, que suelen frenarse a la salida. Escribano demostró su maestría con el capote. Compartió también el tercio de banderillas con El Fandi, dejando buenas sensaciones con los rehiletes sobre todo ese último par que puso al quiebro esperándolo sentado en el estribo. En ambos astados demostró su técnica, arrojo y valentía, estando muy bien la muleta. No estuvo fino con el estoque, pero a pesar de no obtener trofeos, su actuación fue reconocida con fuertes ovaciones por parte del público.


El momento triunfal de la tarde estuvo a cargo del camero Esaú Fernández, quien cortó la única oreja de la tarde con una brillante actuación en el primero de su lote. Lo recibió bien con el capote, pero el toro ya acusaba falta de movilidad. Los subalternos pasaron las de Caín al intentar clavar los palitroques. Con una lidia valiente y entregada, Esaú supo sacar lo mejor de este toro complicado, logrando ligar por ambos pitones. Mucho mérito para Esaú que dejó una estocada certera y logró obtener premio. En su segundo toro, buscó emular a sus compañeros de terna yéndose también a portagayola, la cual, gracias a la alegre salida del último toro de la feria, se vio más limpia y mejor ejecutada que las anteriores. Nuevamente problemas en el segundo tercio, quedando varias banderillas en la arena. Intentó de todo para sacar faena al cierra plaza, pero poco tenía que demostrar el animal que resultó peligroso y complicado. Dejó media estocada que hizo efecto, poniendo el punto final a la corrida y a la Feria de Abril.


Los Miura ofrecieron momentos de gran intensidad, emoción y zozobra, demostrando una vez más porque esta es una de las ganaderías más emblemáticas y admiradas del mundo taurino, una de las pocas que aún cría a ese toro que impone respeto y miedo. El público sevillano despidió la Feria de Abril con alegría y satisfacción. Una feria con sus episodios de gloria y sus bemoles, que nos dejó ver por momentos la grandeza del toro, pero por otro lado también su parte más vulnerable.


Ficha del festejo

Real Maestranza de Sevilla

Domingo 21 de abril de 2024

Décimo quinta de abono

Lleno en los tendidos

Se lidiaron toros de Miura, bien presentados, en su tipo. De juego variado con el riego característico de este encaste.

DAVID FANDILA “EL FANDI”: Ovación y Vuelta al ruedo.

MANUEL ESCRIBANO: Ovación y Ovación.

ESAÚ FERNÁNDEZ: Oreja y Silencio.

38 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page