top of page
  • Foto del escritorDe Pura Casta Web

JUAN ORTEGA PARALIZA EL TIEMPO EN SEVILLA CON FAENA CUMBRE PARA LA HISTORIA


Foto: Maestranza – Pagés

 

Era una de esas tardes en Sevilla que prometía, con el cartel de “No hay billetes” colgado desde temprano, el ambiente se preparaba para un espectáculo sin precedentes, pero fue Juan Ortega quien logró transformarlo en uno inolvidable.

En una jornada marcada por la inconsistencia e irregularidad de la ganadería de Domingo Hernández y una participación discreta de Morante de la Puebla, Ortega se consagró con una faena magistral que dejó a la afición sevillana en estado de catarsis.

Desde el comienzo, Ortega mostró su clase con un capoteo suave y elegante, pero fue su actuación ante el sexto toro de la tarde, 'Florentino', que fue brindado a Pepe Luis Vázquez, un gesto que marcó el inicio de una faena cuajada de detalles artísticos y magistrales muletazos donde el torero sevillano se elevó a la cima de su arte. Desde los ayudados de inicio hasta el molinete invertido postrero, su faena fue una obra maestra de temple y naturalidad. La Maestranza vibró con cada pase de Ortega, quien parecía torear al ralentí, acariciando a 'Florentino' con suavidad y destreza: no se podía torear más lento, no se podía torear mejor.

Los aficionados se extasiaron con los muletazos de Ortega, quien brindó al público un espectáculo de emoción y belleza. El toro, noble y con un fondo notable, totalmente en contraste con los que le precedieron, permitió al torero desplegar todo su repertorio, desde series templadas y cadenciosas por la mano derecha hasta los doblones de epílogo. La faena culminó con una estocada certera que le valió dos orejas.

Ortega logró transformar con su faena soñada una tarde que parecía para el olvido, llevando a la plaza a un estado de éxtasis total. Su actuación quedará grabada en la memoria de los aficionados como una de las más destacadas de su carrera. Con su consagración en la Maestranza, Juan Ortega se eleva como una de las figuras más brillantes del momento, con mucho por seguir entregando a la afición.

Morante de la Puebla se encontró con un lote de toros que no le dio muchas opciones para brillar. Su primer toro, apretado de salida, le permitió realizar un par de ayudados por bajo al inicio de la faena de muleta. Sin embargo, el toro pronto mostró falta de celo y su actitud se volvió defensiva, dificultando la labor del torero.

El segundo de Morante fue devuelto a corrales por inservible, y salió en su lugar un sobrero de Hermanos García Jiménez que hizo de 4to bis. Ante este toro, Morante decidió abreviar su faena, sin más remedio que finalizar rápido debido a las condiciones del toro. No logró estar fino tampoco con el verduguillo. Su actuación fue silenciada por la plaza, quienes esperan en otro momento ver al genio surgir como en aquella tarde en que hizo historia en este mismo albero cortando un rabo.

Por otro lado, Daniel Luque tuvo una actuación destacada. Cumplidor en el primero de su lote, que se apagó rápido, logró recibir una cálida ovación del público. En el quinto toro de la tarde, logró cortar una oreja tras una faena magistral en la que demostró su capacidad para lidiar con toros complicados y desrazados. Luque mostró su calidad técnica y su temple, logrando hacer embestir a un manso al que llegó a exprimir hasta el último muletazo, conectando con el público que lo tiene ya como uno de sus consentidos.

 

Ficha del festejo

Real Maestranza de Sevilla.

Lunes, 15 de abril de 2024.

Octava de feria

Lleno de «No hay billetes».

Toros de Domingo Hernández, desiguales en presentación y en su conjunto faltos de raza; el 6º fue el que mejor respondió; 4º bis, un sobrero de Hermanos García Jiménez, sin presencia, fondo ni casta.

 

MORANTE DE LA PUEBLA: Silencio y Silencio

DANIEL LUQUE: Ovación y Oreja

JUAN ORTEGA: Silencio y Dos orejas

15 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page